Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Oscar PORTELA

Oscar PORTELA


Oscar Portela, nacido en la provincia de Corrientes (República Argentina) el 5/13/50, es considerado hoy por las más importantes voces de la literatura de su país, como una de las más potentes voces de la poesía y el pensamiento latinoamericano. Administrador Cultural, ha ocupado importantes funciones en su provincia y ha integrado por dos periodos consecutivos la Comisión Directiva de la Sociedad de Escritores de la Argentina, presidente de la misma entidad en su Provincia, Director de revistas como Tiempo y Signos, entre otras, es y a sido Asesor de Cultura de la Honorable Legislatura de la Provincia de Corrientes. Doce títulos de su obra poética editadas (Senderos en el Bosque, Los Nuevos Asilos, Memorial de Corrientes, La Memoria de Láquesis, etc), y obras ensayísticas en las que se ocupa preferentemente del pensamiento filosófico contemporáneo, (Nietzsche sonámbulo del día), le han valido la consideración de importantes pensadores de su país. Ha publicado en España, México, Venezuela, Paraguay, y casi todos los medios de prensa de la Argentina y dictado conferencias en España, Paraguay y provincias Argentinas. Asimismo es especialista en critica e historia del cine y es autor de letras de obras musicales en su mayoría inéditas.

E-mail : portelao@hotmail.com
Página personal : http://www.universoportela.com.ar/
Otra : http://www.arrakis.es/~joldan/oportela.htm 

*

*    
Arcaísmo e hiperracionalidad... 

*
Todo nos retrotrae a una cosmología arcaica - los arcaísmos no han sido superados por el logos griego ni por los trucos de los magos de la teología católica -: aún en el mundo, no se ha cumplido aquello de la verdad y la mentira en sentido "extramoral", y vivimos, no un más allá del bien y del mal, sino en un más acá del bien y del mal: toda antropología, afirma Heidegger, no puede decirnos que es el hombre, porque no pregunta, nace ya de una respuesta, dada por Aristóteles hace más de 2500 años: "animal racional", sin dejar de ser animales - y hoy podríamos decir, sin las virtudes que trae aparejado el serlo -, el hombre, el animal, por lo tanto no fijado metafísicamente, (Nietzsche) - (solo el que "podría prometer) -, aquel que qué poéticamente dibujado por Euripides de manera insuperada, como el ser que en su esencia se muestra desde siempre como señor del ente, el animal "malevolente" y sin "fundamento" ontológico, que no sea el abismo que lo convierta en el único animal que puede caer bajo el imperio de la ratio, su aparente fundamento -, y por debajo de su parte animal , más acá de si mismo, hacia la oscuridad de lo "sub-humano".

*
Todo como lo demostró en los últimos siglos -, (Heidegger), convirtiendo así la voluntad que se sabe si misma, en un más, que trasmuta lo mortal en materia de si mismo, convirtiéndolo en el autómata producido en serie por la oculta esencia de la técnica. Apartado así definitivamente de su verdad inesencial, el peligro del lenguaje, y dejándolo expuesto a la infinitud del querer de una volición técnica, que nos lo muestra como el más peligroso monstruo engendrado por la naturaleza.
 

*
De tal modo, que toda defensa de derechos "humanos", lo que no significa bajar los brazos frente a Bush y sus esbirros -, carece en esencia de una falta, de una carencia, que nos retrotrae a la estéril lucha de los demonios de la luz y las sombras: por debajo de Zaratustra, Zoroastro: todo fundamentalismo (puritanismos basados en una teoría salvacionista de lo histórico), recae en la terna lucha de bien y mal, de ángeles y demonios, historia que solo puede fenecer con la extinción de la especie.
 

*
Tanto el impuro mesianismo ario - , como el fundamentalismo semita, se cruzan en éste punto, como en el antiguo medio oriente, tal una batalla a muerte entre bien absoluto (justicia racional o fe), que, solos, montados sobre la organización técnica de lo real, se convierten en el mas peligroso de todos los huéspedes (el nihilismo), en donde la falta de fines, deja a la voluntad, el infinito de un poder que se sabe a si mismo y que no puede ya tener limites que le imponga ninguna ratio.

*
Como veréis, no tengo una gran opinión del hombre que los griegos elevaron hijo de Prometeo, y sigo textualmente la frase de Heidegger, "no existe peor enemigo del pensar que la razón", lo que me lleva a pensar como los sofistas que jamás fue el logo ni el saber, aquello que mejor podía ser lo común a la especie de la que tratamos: hoy, más allá de todas las obstrucciones que impiden el crecimiento del espíritu (¿flama que convierte el alma en cenizas?) la misma tierra a enfermedad de lo que Nietzsche llamaba precisamente la enfermedad del planeta, y  el hombre, el predador por antonomasia se encuentra amenazado, desde un más allá del calculo físico matemático,  con tomarse una feroz revancha con sus pobladores "pensantes".

*
De cualquier modo, en "Verdad y la mentira en sentido extramoral" - allá por 1878 - Nietzsche anunció la posibilidad de la extinción de una especie que con soberbia había convertido el "conocimiento" en el dedo de dios sobre la historia. Y el mismísimo Poincaré, a principios del siglo XX afirmaba: "donde termina la física, comienza la poesía".

*
¿Existirá una visión de la historia que no sea maniquea? ¿Maniqueísmo y mito escatológico estarán trabados en la esencia del mito desde siempre y para siempre siendo así la misma cosa?
  

*

Ilustración: Justin Kempton http://www.writersmugs.com/ 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres