Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Luciano DIAZ

Luciano DIAZ

Luciano P. Díaz, es poeta, prosista y editor. Sus poemarios incluyen Las Estaciones De Un Tren Fantástico/The Stops Of A Phantom Train (Ottawa: Girol Books, 1990) y The Thin Man And Me (Ottawa: Split Quotation, 1994). También ha editado Symbiosis: An Intercultural Anthology Of Poetry (Ottawa: Girol Books, 1992) y Symbiosis In Prose: An Anthology Of Short Fiction (Ottawa: Split Quotation, 1995). En el otoño de 1995 fue editor invitado de la revista ARC, una de las publicaciones mas importantes para la poesía en Canadá, en una edición completa dedicada a la poesía chileno-canadiense. Dirige junto con Jorge Etchverry la revista Alter Vox. En la actualidad prepara su próximo libro Nómadas a publicarse posiblemente este año en un formato bilingüe (Español - Inglés).

E-mail :lucdiaz@rogers.com 

Paginas web:

http://www.letras.s5.com/archivolucianodiaz.htm 

http://www.escritores.cl/suplementos/canada/luciano1.htm 

http://www.poesia-sexo-marihuana.com/diaz_entrevistas_fragmento.html 

http://www.eldorado-boreal.ca/Latinoamericanosencanada.htm   

.

Mala leche


Lo crudo y lo podrido
mala leche
el comentario a mansalva y la puñalada ídem
mala leche
cuando leemos y una mosca nos jode la paciencia
mala leche
la envidia, la odiosidad nuestra de cada día
mala leche
el disfraz que hace evidente nuestra falsedad
mala leche
cuando algunos dicen el mundo es ancho y ajeno
y los que hacen poesía y la literatura son nada más que un puñado (todos tienen derecho, eso está claro)
mala leche
cuando impostamos la voz y pretendemos
mala leche

Male leche a diestra y siniestra
sátrapas (quizá deba decir déspotas) por todos lados
espacios hacinados y pestilentes
mala leche
maquinaciones sórdidas y mala onda
mala leche
cuando la palabra se transforma en un lugar común
mala leche
cuando ríen satisfechos de sus maldades
mala leche
cuando tiran la molotov y esconden la cara
mala leche.

Mala leche arriba y abajo
hinchapelotas por miles
lugares atestados de garras y monos-alfa
mala leche
cuando nos quieren implosionar
mala leche
cuando nos quieren hacer caer por cualquier medio y para cualquier fin
mala leche
cuando se fagocita el verbo y se vuelven mudos
mala leche

Mala leche al centro
mala leche en el corazón
mala leche en sus actos
mala leche sus alientos
mala leche en sus tumbas
Pareciera que estamos en medio de una tormenta de mierda.
 

.


Mi entrañable Señor Don Quijote
Luciano Díaz
Eco Latino de Ottawa, abril de 2005

.
Por el cielo
atraviesan raudas algunas aves,
me acuerdo de Tagore.
Nos juntamos en un Pub a conversar y beber
las lecturas siguen
la poesía y la literatura son nuestros paraguas...

.

Una vez escuché decir que para hablar acerca de El Quijote había que ser un soñador y si esto fuera difícil, entonces habría que ser un académico. La verdad es que no pertenezco a ningún estamento académico, pero claro, como a muchos me gusta soñar. Se sabe que no hay mucho prestigio en esto, pero no por este detalle vamos a dejar de rendir un homenaje quizás al más grande y más ilustre escritor de la lengua castellana, Miguel de Cervantes y Saavedra. Sin duda poseedor de un conocimiento y una imaginación admirables, que vivió una vida bastante azarosa y según se dice, le gustaba soñar.

.
Por mi parte como lector y poeta, trataré de seguir ligando los sueños con la poesía. Precisamente sobre esto, hace algunos años pensaba en la relación que suele darse dentro de la poesía, entre la dicotomía de los opuestos como son los sueños y la realidad. Ensimismado y creyendo que estaba solo en el Café donde se efectúan las sesiones de El Dorado dije, creo que en voz alta, "Luciano Díaz es un loco que se cree Luciano Díaz," un amigo a quien no había visto y que también se encontraba allí escuchó lo que dije, me corrigió y exclamó: "No!, Dios es un loco que se cree Luciano Díaz." Creo que entendí lo que trató de decirme, pero a decir verdad después de aquello al llegar a casa, tomé mi libro preferido y en sus páginas me di cuenta que cualquier cosa que yo me hubiera estado creyendo, ya hubo un maestro que ensayó una realidad paralela, o mejor dicho, su realidad paralela a la perfección.

.
Ahora, parafraseando el título de un discurso (en inglés) pronunciado por el gran maestro Jorge Luis Borges en los años sesenta en la universidad de Austin, Texas y que él llamó Mi entrañable señor Cervantes, se deben mencionar los homenajes que se vienen haciendo desde hace un tiempo y que de seguro seguirán hasta fin de año a los cuatrocientos años de la publicación de la monumental obra de Miguel de Cervantes, El Ingeniosos Hidalgo Don Quijote de la Mancha. La verdad es que no resulta nada de fácil decir algo nuevo sobre el Quijote cuando existen bibliotecas enteras en varios idiomas, de trabajos realizados sobre este libro paradigmático de la lengua castellana y que fue publicado por vez primera en 1605. Sin embargo podemos empezar diciendo sin temor a equivocarnos (aunque esto ya se sabe) que dicho libro es indispensable en cualquier casa donde se hable el español y por que no decirlo, cualquiera otra lengua. Muchos creen que este después de la Biblia, es el libro más leído y más vendido en la historia de las lenguas escritas. No es aventurado asegurar tampoco que éste es también una Biblia para todo aquel que se precie de escritor o simplemente, de desocupado lector.

.
No es un libro que se lea una sola vez y que luego se deje por ahí en alguna biblioteca juntando polvo. Para entender lo mejor posible a Don Quijote y en cierta manera a nosotros mismos, hay que leerlo por lo menos unas cuantas veces. José Donoso dijo alguna vez a modo de ilustración que este libro, por lo menos los escritores, deberían leerlo religiosamente una vez al año. La verdad sea dicha, mi opinión es que Don Quijote debe comenzar a leerse desde la juventud e ir releyéndose a medida que uno va haciéndose mas maduro, mas viejo. Del libro se puede decir que de alguna manera, a diferencia de muchísimos otros, contribuye a hacer del mundo un lugar mejor.

.
Ahora, en cuanto al personaje, poco a poco nuestro Don Quijote se convertirá en un amigo que ya nunca nos dejará como así también su contraparte, el socarrón y amigable Sancho. Como dice Borges, hay muchísimos libros que junto con sus protagonistas se convertirán en nuestros favoritos, a quienes siempre les creemos lo que nos cuentan en sus páginas. Como no recordar a Gregorio Samsa por ejemplo, a Sherlock Holmes, a Tom Sawyer y Huckleberry Finn. Por cierto no podemos olvidar tampoco la familia Buendía ni a Pedro Páramo. No podemos dejar de acordarnos de Olivera ni Funes. Recientemente también han aparecido sobre los campos de la literatura personajes como Arturo Belano y Ulises Lima, a los cuales será difícil dejar de reconocer en el espejo cada mañana. Podemos, como en mi caso, sentir a todos estos personajes bien cercanos a nosotros, sin embargo a Don Quijote lo sentiremos como un amigo entrañable a quien es imposible dejar de lado. La razón, creo es entendida por todos los que han leído sus páginas.

.
Resulta también sorprendente darnos cuenta y maravillarnos de la maestría y sabiduría de Cervantes en lograr que su novela y su personaje principal, se convirtieran en parte central de la literatura universal. Los diálogos entre don Quijote y Sancho, que son bastante lúdicos, nos van situando en un escenario en el cual a nosotros también nos gustaría tomar parte (hablo por mí mismo.) Participar de esas brillantes discusiones que van ensanchando el corazón del interlocutor de Don Quijote, de seguro sería un ejercicio magnífico. Sin embargo, dentro de nosotros también se opera una transformación que nos hace ir queriendo a Don Quijote a medida que su periplo por La Mancha avanza. A medida que uno lee, de pronto se pregunta por ejemplo, ¿a qué persona no le gustaría crear su propio mundo y vivirlo? Seguir los dictados del corazón y la imaginación, soñar despierto e ir detrás de esos sueños por supuesto es una aventura que todos alguna vez intentan.

.
El mundo está lleno de soñadores. El hombre es un genio cuando está soñando, dijo alguna vez el desaparecido director de cine Akira Kurosawa y podríamos agregar que es una cobardía vivir la vida sin tener sueños. Don Quijote encarna en su personaje a la realidad y el sueño, que en él se hacen uno. Tratando de comprender por qué la sabiduría de Cervantes nos hace encariñarnos y querer a Don Quijote, nos damos cuenta cómo nos hubiera gustado a nosotros inventar un personaje como este que nos lleva por los caminos de la imaginación a la misma vez que por aquellos de España.

.
Los humanos "normales" somos susceptibles a la imaginación, a soñar, a hacer planes para nuestras vidas. Muchas veces las metas que nos ponemos por delante son inalcanzables, pero Don Quijote, aunque no sea la intención de Cervantes (quizá sí), nos enseña a que por lo menos no hay que darse por vencidos. Don Quijote aparte de ser un hombre profundamente honesto, es poseedor de una fe inquebrantable. No hay nada que lo haga salirse o renunciar a su misión, ni siquiera el imperativo de la razón.

.
Cervantes dice que el motivo de componer su Don Quijote es desprestigiar o desautorizar las novelas de caballería. Sabemos que este es sólo un artificio, pues él construye un personaje que es un espejo de las aspiraciones del hombre, uno que quiere mejorar un mundo que no funciona como debería. Algo que cuatro siglos después, aún podemos cerciorarnos que desgraciadamente sigue así. Ahí las guerras sobre el petróleo (disfrazadas con otras causas poco creíbles) en estos último años por ejemplo y las consecuencias que nuestro estado "normal" arrojan sobre nuestra realidad. Por otro lado, las novelas de caballería que se mencionan en Don Quijote y a las que se pretende desprestigiar, Amadís de Gaula por ejemplo, quizá nadie las conocería si no es por Don Quijote y la burla que Cervantes hace acerca de ellas, como afirmaba Borges.

.
Habrá mucho más que hablar de Don Quijote en años venideros, pero creo que Cervantes produce el milagro, cuando leemos Don Quijote, de mirarnos a nosotros mismos e identificarnos con el Ingenioso Hidalgo de la Mancha y su concepción del mundo. Una vez terminado el último capítulo de la novela, será muy difícil dejar de lado la afición por este y otros libros. Hay que tener cuidado eso si en estos días que no nos ocurra lo mismo que al Caballero de la triste figura, hay que leer y creerles a los personajes de nuestras lecturas aunque no mucho, a menos que se parezcan a Don Quijote. Nos podemos involucrar en situaciones hoy día muy peligrosas.

.
La tarea que tenemos por delante los que hablamos la lengua castellana, es hacer que de alguna manera nuestros hijos y los juventud en general, no dejen de leer esta novela tan importante y que nos ha deparado momentos felices dentro del entorno y espacio en que vivimos.

.
Estoy seguro que tal como la Iliada y Hamlet, Don Quijote se prepara para seguir sus aventuras en los próximos mil años.

.
Siga cabalgando en nuestras mentes por muchísimos años mas, mi entrañable Señor Don Quijote.
  

.

Articulo: http://www.letras.s5.com/ld060504.htm 

.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres