Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Georg TRAKL

Georg TRAKL

Nace Georg Trakl el 3 de febrero de 1887, en Salzburgo. Hijo de Tobias Trakl y Maria Halik. Comienza sus estudios de primaria en 1892 y en 1897 entra en el Liceo Humanístico. Hacía 1904 escribe sus primeras prosas líricas. En 1905 abandona el liceo, habiendo suspendido el examen de bachiller superior, Trakl, vuelve a refugiarse en el cloroformo. Se decide por estudiar la carrera de farmacéutico, la única que no exige el bachillerato superior, el 18 de septiembre inicia su aprendizaje practico en la farmacia "El Ángel Blanco" de Salzburgo. Los experimentos realizados con drogas son conocidos por el padre, el cual debe dar forzado el visto bueno.

Su trabajo en la farmacia es puntual y efectivo, pero siempre muestra predilección por la literatura.Se produce un cambio en su carácter, de ser un muchacho alegre se vuelve arisco, retraído y arrogante. Son frecuentes las tomas de cloroformo y drogas. Debe ser en esta época cuando inicia la relación incestuosa con su hermana Grete. En el año 1906 junto con sus amigos funda el círculo poético "Apolo" y después "Minerva". Eran frecuentes las practicas del consumo de alcohol, drogas y visitas a burdeles. Sus escritos, en principio no obtienen ningún éxito, cosa que irrita bastante a Trakl, hasta el 31 de marzo de 1906, cuando es representado en Salzburgo el drama "El día de los difuntos. Pieza ambiental dramática en un acto." Que obtiene una gran acogida por parte del público.

En septiembre de 1908 consigue el certificado de aprendizaje práctico en farmacia, se matricula en farmacia en la universidad de Viena. Los estudios duran dos años y un año después entra en el servicio voluntario del Departamento de Sanidad número 2 del Ejército imperial. Estos años son muy productivos para Trakl, produciendo una extensa obra. Es por estás fechas cuando Maria Geipel se inicia como empresario literario suyo.Los años siguientes siguen siendo productivos, literariamente hablando para Georg Trakl. Su amigo Buschbeck, se halla en esos momentos en Viena estudiando derecho y le pone en contacto con Hermann Bahr, crítico literario del momento, gracias a lo cual Trakl consigue publicar tres poemas en el "Neues Wiener Journal". El padre de Trakl muere el 18 de junio de 1910, poco después de que éste se licenciara en farmacia. Por estás fechas Buschbeck trata de introducir a Trakl en los círculos literarios. Pasa el verano de 1910 en Salzburgo, para volver en octubre a Viena, donde realiza el servicio militar voluntario en el Departamento de Sanidad.

Una vez terminado el servicio, regresa a Salzburgo, pero allí todo ha cambiado, sus hermanas mayores se han casado, Grete se ha trasladado a Berlín para continuar sus estudios de música, el negocio lo regentan su madre y hermanastro. Periodo de ataques y depresiones para Trakl. Solicita el ingreso en el servicio activo, el cual le es otorgado el 1 de abril de 1912, como teniente farmacéutico en el hospital de la guarnición numero 10 de Innsbruck, en servicio de prueba. Supera el periodo de prueba y pasa al activo, con un informe bastante positivo por parte de sus superiores, con el inconveniente de que en el informe se precisa que a pesar de su juventud es una persona muy huraña. Para él, la estancia en Innsbruck es lo más parecido a un destierro. Sin embargo, conoce allí, por mediación de Buschbeck a Ludwig von Ficker, director de la revista "Der Brenner", donde se publican periódicamente poemas suyos.

El 23 de octubre de 1912 le es concedida una plaza como funcionario, solicitada un año antes, pasa a la reserva. Durante este tiempo, muy productivo, Trakl consume alcohol en exceso, sufre de agorafobia y de sensaciones de despersonalización. A partir de estas fechas, se inicia una de las etapas más productivas en cuestión de estilo, a las influencias rimbaudianas se unen las del Hölderlin de los himnos tardíos. Con ayuda de su hermana Grete y de Buschbeck tratan de publicar "poesías" en Viena, finalmente ante la negativa recibida, Ludwig von Ficker publica el libro en la editorial de su revista. Solicita una nueva postergación en su puesto del Ministerio de Trabajo en Viena, se presenta el 31 de diciembre en el nuevo servicio, que duró dos horas.

El 1 de enero de 1913 suscribe una solicitud de alta, regresa a Innsbruck, finaliza "Helian" y es publicado en "Der Brennen". A mediados de febrero se traslada a Salzburgo, donde permanece hasta principios de abril, la madre cierra el comercio. Es mala temporada para Trakl, cae en depresión muy fuerte, se traslada a Innsbruck-Mühlau. Su amigo Buschbeck le informa de un posible trabajo en el Hospital General de Viena. El 5 de abril recibe una nota del joven editor Kurt Wolff interesado por sus poemas, tras ciertas desavenencias Trakl consifue su primer proyecto contratado. Trakl recibe el libro titulado "poesías" a mediados de julio. El 12 de agosto se da de baja en el servicio, al que no regresará jamás. Probablemente la edición de su libro le ánima a vivir como artista, cosa realmente imposible para Trakl.A finales e agosto viaja a Venecia donde permanece 12 días. En septiembre y octubre se hospeda e casa de von Ficker. En estos momentos sufre una grave crisis, sus amigos se preocupan por él, sueña con suicidios. El 2 de noviembre regresa a Viena donde cursa una nueva solicitud para el Ministerio de Trabajo, el 10 de diciembre regresa a Innsbruck donde realiza su única lectura pública y pinta su autorretrato. En marzo de 1914 Kurt Wolff comienza la impresión de "Sebastián en sueño". El 15 del mismo mes se traslada a Berlín a visitar a Grete, enferma debido a un aborto.

A partir de estos momentos los acontecimientos suceden a gran velocidad, son los últimos días de vida de Trakl. El 3 de abril vuelve a Innsbruck muy deprimido. A mediados de este mes recibe la visita de Theodor Däubler, poeta muy famoso en esos momentos, de sus paseos con Trakl observa que este no para de hablar sobre la muerte. Von Ficker se informa de una posible colocación como farmacéutico en Albania . El 8 de junio se informa sobre la posibilidad de un empleo en las colonias holandesas. El 28 de junio sucede el atentado de Sarajevo. Von Ficker recibe cien mil coronas, parte de la herencia de Ludwig Wittgenstein que destino para la ayuda de artistas necesitados. Von Ficker da veinte mil de esas coronas a Trakl y otras tantas a Rilke. El 28 de julio Austria-Hungría declara la guerra a Serbia. El de agosto quedan rotas la relaciones diplomáticas con Rusia. Trakl parte hacia la guerra desde Innsbruck como teniente sanitario, Trakl intenta suicidarse, intento fallido gracias a la intervención de sus compañeros. A mediados de octubre recibe la orden de internamiento para la observación de su estado mental en el hospital militar de Cracovia.

El 3 de noviembre muere de un paro cardiaco producido por una sobredosis de cocaína. Es enterrado el 6 en el cementerio Rakowicz en Cracovia. 1915, "Der Brenner" publica las siete últimas poesías y "Revelación y ocaso". Kurt Wolff publica "San Sebastián en sueño". El 21 de noviembre de 1917 Grete se suicida de un disparo en el pecho. En 1919 Wolff edita las "poesías" bajo la ordenación temática de Karl Röck.El 7 de octubre de 1925 son trasladados sus restos al camposanto de Mühlau, donde aún descansan hoy.    

"El azul de mis ojos se ha extinguido en esta noche,
como el oro rojo de mi corazón.
¡Oh que silenciosa ardía la luz!
Tu manto azul cubrió al amigo que se hundía;
tu boca roja selló su entrada en las tinieblas".

Georg Trakl
  

*

A UN MUERTO PREMATURO


Oh, él ángel negro, que furtivo salió
del interior del árbol,
cuando éramos dulces compañeros de juego en la tarde,
al borde de la fuente azulada.
Nuestro paso era sereno, los ojos redondos
en la frescura parda del otoño.
Oh, la dulzura púrpura de las estrellas.

Pero aquel bajó los pétreos escalones de Mönschberg
con una sonrisa azul, y en la extraña crisálida
de su más tranquila infancia murió.
En el jardín quedó el rostro plateado del amigo
atento en el follaje o en las antiguas rocas.

El alma cantó la muerte, la verde corrupción de la carne,
e imperó el murmullo del bosque,
la queja febril del animal.
Siempre tañían desde torres
las azules campanas de la tarde.

Llegó la hora en que aquel vio sombras en el sol púrpura,
veladuras de podredumbre en el ramaje desnudo;
en la tarde, cuando en el muro crepuscular
cantó el mirlo,
y el espíritu del muerto prematuramente
apareció silencioso en la alcoba.

Oh, la sangre que fluye de la garganta del dios,
flor azul; oh, las lágrimas ardientes
lloradas en la noche.
Nube dorada y tiempo. En solitario recinto
hospedas con frecuencia al muerto.
y caminas en diálogo íntimo bajo los olmos
bordeando el verde río.
 

*

SIETE CANTOS A LA MUERTE


Azulada muere la primavera; bajo sedientos árboles,
camina un ser oscuro en el ocaso
escuchando la dulce queja del mirlo.
Silenciosa aparece la noche, con un venado sangrante
que se abate lentamente en la colina.

La húmeda brisa mece la rama del manzano en flor,
se desata plateado lo que estuvo unido,
muriendo con ojos nocturnos; estrellas que caen;
dulce canto de la infancia.

Iluminado bajó el durmiente por el bosque negro,
murmuraba una fuente azul en la distancia
cuando él levantó sus pálidos párpados
sobre su rostro de nieve.

La luna espantó un rojo animal
de su guarida,
y el oscuro lamento de las mujeres murió en suspiros.

Radiante levantó sus manos hacia su estrella
el blanco forastero;
y silencioso abandona un muerto la casa derruida.

Oh la imagen corrupta del hombre;
fundida con fríos metales,
noche y espanto de bosques sumergidos
y el ardor del animal solitario;
quietud de las corrientes del alma.

La barca sombría lo llevó por cauces fulgurantes,
llenos de estrellas púrpuras, y se inclinó
apacible sobre él la verde rama,
como una blanca amapola desde sus nubes de plata.

Tendida en el bosque de avellanos
juega con sus estrellas.
El estudiante, quizá un doble,
la sigue con la vista desde la ventana.
Detrás de él está su hermano muerto,
o tal vez baja por la vieja escalera de caracol.
A la sombra de los pardos castaños
palidece la figura del joven novicio.
El jardín está en el ocaso.
En el claustro revolotean murciélagos.
Los hijos del portero dejan de jugar
y buscan el oro del cielo.
Acordes finales de un cuarteto.
La pequeña ciega corre temblando por el camino
y después su sombra va a tientas por muros fríos,
rodeada de cuentos y leyendas sagradas.

Hay un navío vacío que al atardecer
desciende por el negro canal.
En las tinieblas del viejo asilo caen ruinas humanas.
Los huérfanos yacen muertos junto al muro del jardín.
De alcobas en penumbra
surgen ángeles con alas manchadas de barro.
Gotean gusanos de sus párpados amarillentos.
La plaza de la iglesia es sombría y silenciosa
como en los días de la infancia.
Sobre pies de plata se deslizan antiguas vidas
y las sombras de los condenados
descienden hacia las aguas suspirantes.
En su tumba juega el mago blanco con sus serpientes.

Silenciosos sobre el calvario
se abren los dorados ojos de Dios.
 

*

PASIÓN


Cuando Orfeo tañe la lira plateada
llora un muerto en el jardín de la tarde,
¿quién eres tú que yaces bajo los altos árboles?
Murmura su lamento el cañaveral en otoño.
El estanque azul
se pierde bajo el verdor de los árboles
siguiendo la sombra de la hermana;
oscuro amor de una estirpe salvaje,
que huye del día en sus ruedas de oro.
Noche serena.

Bajo sombríos abetos
mezclaron su sangre dos lobos
petrificados en un abrazo;
murió la nube sobre el sendero dorado,
paciencia y silencio de la infancia.

Aparece el tierno cadáver
junto al estanque de Tritón
adormecido en sus cabellos de jacinto.
¡Que al fin se quiebre la fría cabeza!

Pues siempre prosigue un animal azul,
acechante en la penumbra de los árboles,
vigilando estos negros caminos,
conmovido por su música nocturna,
por su dulce delirio;
o por el oscuro éxtasis
que vibra sus cadencias
a los helados pies de la penitente
en la ciudad de piedra.
   

*

SONIA


La tarde reina en el viejo jardín;
la vida de Sonia, calma azul.
Migran aves silvestres;
calma del desnudo árbol de otoño.

El girasol se inclina suavemente
sobre la blanca vida de Sonia.
La herida roja indescifrable
condena a existir en oscuros recintos,
donde azules campanas resuenan.

El paso de Sonia y su dulce sosiego.
Contempla al animal que muere un
y la calma del desnudo árbol de otoño.

Brilla el sol de días antiguos
sobre las cejas blancas de Sonia,
la nieve humedece sus mejillas
y la espesura de sus cejas.
  

*

A leer:

http://amediavoz.com/trakl.htm

http://de.wikipedia.org/wiki/Georg_Trakl

http://santosnegron.tripod.com/lasoledadylosestudios/id38.html 

*

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres