Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Leoncio LUQUE CCOTA/Pedro PERALES

Leoncio LUQUE CCOTA/Pedro PERALES

 

Leoncio Luque Ccota, nació en Perú (Puno – Huancané) el 02 de abril de 1964. Siguió estudio de Economía en la Universidad Nacional del Callao (1985) la misma que abandonó un año después, para seguir estudios de Educación en la especialidad de Lengua y Literatura en la universidad Federico Villarreal. Publicó los poemarios Por la identidad de las imágenes (1996), En Las grietas de tu espalda (2001) y Crónicas de Narciso (2005). Actualmente estudia la Maestría en la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle (La Cantuta).  

Blogg: http://noblekaterba.blogspot.com/          

http://cronicaskaterbianas.blogspot.com/  

E-mail: leoncioluque@hotmail.com    

*

LAS “EDADES” Y “EL LIBRO DEL AMOR Y LOS ENCUENTROS”, Y SU ANUNCIADA PUBLICACIÓN DE POEMARIO “MÁSCARA DE JADE” DE PEDRO PERALES  

*

Entre  “Edades” (1996), “El libro del amor y los encuentros” (2001) y la anunciada publicación de su tercer poemario “Máscara de Jade”, de Pedro Perales; fui a buscarlo a su casa de San Juan de Miraflores, Pamplona Alta, donde muchas veces tuvimos la oportunidad de conversar sobre nuestra poesía y los proyectos conjuntos. A Pedro Perales lo conocí en la UNFV, cuando dirigía la única revista universitaria cultural “Sirka”  que intentaba ventilar y parche al vacío cultural que se respiraba cuando llegué como cachimbo a esa universidad.  Nuestro acercamiento, fue por cuestión de ruta creo, ya que yo vivo en Pamplona Alta. Esta ruta nos permitió conocernos y conocer por mi parte, su poesía, en especial  “Sólo respetando a los ídolos”, que no se llegó a publicar.Desde 1987 hasta la fecha son veinte años de conocernos, donde hemos vivido momentos de confabulación, como antes, dentro y fuera de Noble Katerba. Y es aquí, que el año 1996, publicamos por primera vez juntos tres libros de poesia en la Biblioteca Nacional del Perú, los libros  Edades, El libro azul, y Por la identidad de las imágenes, y por coincidencia, igual en el año 2001, El libro del amor y los encuentros, En la grieta de tu espalda, y Maka. Coincidencia o no, no sé. Sabemos que cada libro tiene su propio ritmo, mitos, que sólo a veces el autor nos puede ayudar a delucidar.  Y es por eso que he decidido entrevistar a este amigo, más que realizar una inquisición. Pedro Perales labora en la Biblioteca Nacional del Perú, hace más de quince años, como especialista en literatura, además de dictar Taller de Creación Literaria, en BNP. Aquí con la primera pregunta:  

LL. Pedro es verdad que la poesía está marcada por el sello de la experiencia, ya sea individual o colectiva, y en esto tú  no escapas.  Porqué el título de tu primer libro “Edades”, ¿tiene que ver con el contexto familiar social en que creciste?  Ya que, hablas de la travesía del hombre por el tiempo y el espacio, como “…un largo viaje labrado de piedras lacerantes y fecundos sacrificios”. 

P.P. Sí, tu percepción es exacta. Cómo escapar de las vivencias individuales. Y al afirmarlo, te das cuenta que hasta me auto compadezco. En la adolescencia y en la primera madurez, esta manifestación artística fue muy criticada por mis pares. Me atrevería a decir, que en los medios en que me desenvolvía, la libertad que te brinda la poesía no eran entendidas, había  como una envidia pugnas que lo invadía todo. Los lugares en los que me desarrollé eran duros y complicados para un joven sensible que estaba recién construyendo un vehículo de comunicación, esto era frustrante.Edades, se construyó como un canal de salvación, era una forma mimética a la   vez real y sensible de verme a mí mismo como un hombre que lo ha superado todo. Fue desde el momento en que se concibió una forma positiva de liberarme de los fantasmas reales y ficticios que convivían en mi mente y en mi entorno.   

¿Cómo influyó exactamente, la atmósfera social en que viviste para dedicarte a la literatura? 

Sabes, ahora que me preguntas, siempre tuve que manejar una dicotomía, como un sino. Este elemento de enfoque individual ha sido una terrible carga con la que he tenido que combatir todos estos años. Me refiero a que desde muy joven cuando escribía breves líneas, que bien podrían ser ahora fragmentos de poesía, me preguntaba, qué era lo que estaba haciendo. Pero al hacerlo descubría que era una forma de confrontarme y a la vez dar paso a un espacio sosegado de tranquilidad. Como tus veras los espacios en que me desarrollé no eran apacibles, digamos que mi infierno empezó cuando ese caos exterior pareció apoderarse de mis pensamientos. He ahí la sublimación del caos a través de la poesía.   

En este primer poemario veo un desarraigo a todas luces. Yo sé  que viviste en Barrios Altos, un lugar limeñísimo, para luego trasladarte a Pamplona Alta( de extracción serrana y costumbre provinciana), un lugar al que nunca te acostumbraste. ¿Este lugar te dejo alguna huella poética como experiencia? 

Sí, una sensación de encierro de caja china, yo, ya era un desarraigado en los Barrios Altos. Imagínate llegar a un lugar, en dónde la desconfianza del serrano ante el intruso lo marcaba todo e imagínate, enfrentarte con la otra cara el cholo acriollado pedante y mal intencionado que conocí. Mucho se habla de igualdad, óyeme, he vivido una escolaridad totalmente discriminadora.Veras que solo he marcado un sesgo del desarraigo, ahora también tengo los íntimos los que marcaron mi vida para siempre. No sé si lo que cuento sea una huella poética, pero si fueron marcas que sellaron mi posición en determinados momentos. Ahora que te expreso esto, me atrevería a decir, que con el libro que está por salir cierro el triángulo. Edades, el libro de la liberación lacerante y es en realidad un grito.El libro del amor y los encuentros, la actitud más noble y equilibrada. El obsesivo amante del mundo y Máscara de Jade, que es una deuda con el descubrimiento personal que ya había empezado con Edades.   

¿Cómo intelectual, tuviste un compromiso con alguna organización social en el tiempo de violencia que nos tocó vivir entre el 80 y los 90? ¿Cómo te afectó personalmente? 

No, nunca me atrajeron. El desarraigo también lo viví por ese lado. No me avergüenzo al decir, que fui en cierta forma un espectador. Pero no insensible escuchaba y veía con pánico la realidad del país, sobre todo cuando comenzó a golpear la cercanía del barrio en que vivo.   

¿Qué te llevó a escribir poesía? Algún llamado interior consciente o colectivo? 

Tengo la impresión que era la forma en que mejor se adaptó mi espíritu. Las frases cortas y sentidas a las emociones intensas que viví en esos momentos. Sobre el llamado, creo que fue un llamado consciente de necesidad de salvación. A partir de ese primer abrazo elementos subconscientes se hicieron visibles empecé a tomar conciencia de ellos.   

En que momento asumiste conscientemente la actividad creadora como un acto consciente y público? 

En los años de Universidad. Yo sólo quería escribir mis breves cosas o pensar en ellas, pero no a la vez quería ser conocido, paradójico, no? Me presenté a un juego floral. Quedé segundo recuerdo. Esto sucedió en el segundo año de Universidad. Después me encontró “Voe Mya” un grupo que apostaba por la vida poética. A veces creo, que no fue bueno haberlos conocido tan rápido. Necesitaba más tiempo para mí. Pero así ocurrieron las cosas.   

¿Tú crees que la poesía es un oficio, como cualquier otro? 

No como cualquier otro. Es una actividad especial que requiere mucho del escritor y a la cual le robamos tiempo con otras actividades.   

Cuándo leo tu poesía, encuentro epígrafes de V. Aleixandre, en especial en tu primer libro, pero en El libro del amor y los encuentros, percibo más bien el espíritu de este poeta, en todo el poemario. ¿Por qué? 

Nunca había reflexionado en esto, pero supongo que fue una proyección de lo que posteriormente fue el segundo libro. Si, Vicente Aleixandre estaba presente, entiendo que es una figura emblemática para mí por la serenidad que transmite en muchas de sus poesías. En mi caso era la necesidad, una búsqueda.   

¿Hay alguna influencia en especial que ha marcado tu poesía? 

Soy un escritor de intuiciones y de épocas. Las emociones me enervan y si es el momento escribo. No interesa que estos espacios estén distantes en el tiempo. En realidad he escrito poco. Pero no me siento mal por esto. Creo que respondo a mi propio ritmo. A mis propias improntas vivenciales.   

Volviendo a Edades, tu primer libro de liberación, te descubre como un hombre sensible, a quien la experiencia del tiempo parece que te marcara. ¿Es verdad eso? Ya que el libro lo divides en dos temas de reconciliación: Travesías del hombre y su encuentro con el resto? 

Ahora que lo mencionas. Edades, era un libro de liberación. Y como toda liberación, lamento o queja surge libre, sin ataduras he ahí la precariedad, en parte del texto. Por supuesto su organización, pienso que originalmente se vio así. Pero también, pienso que era  inicio de un gran proyecto por venir.   

¿Más allá de la función estética, la poesía debe tener una función social o moral? ¿Tal vez podrías contestar porque se achaca a Noble katerba, de no haber tenido un compromiso real con la sociedad de su tiempo? 

Creo que ninguna función. Solo el disfrute y la contemplación. Creo que el compromiso “real” lo cumplieron otras personas. Cada uno cumplió su rol. En NK, fueron coincidencias. Como tú verás mi lucha individual fue tan cruel e insensata como la lucha que se dio afuera.   

¿Qué relación estética hay entre Edades y El libro del amor y los encuentros? Tengo la impresión que existe un hilo que se rompe entre ambos. A decir verdad, tengo la idea que son dos personas diferentes los que escriben ambos libros. Fui víctima de una esquizofrenia creativa. El primero contempla. El segundo actúa. Al leer, tu último libro El libro del amor y los encuentros, a mi modo de ver, percibo una evolución hacia una poesía surrealista que engarza al amor un tanto liberador, llenos de imágenes que transfigura las palabras? ¿Qué hay de cierto en eso? 

Más que una evolución, y esto es una confidencia, creo que es el resultado de explosiones individuales, cada uno en distintos momentos, por distintas razones. La primera la liberación montaraz de experiencia sucesivas arrastrada por años. La segunda, la liberación de las emociones por una mujer, que a la vez son todas las mujeres.   

Vienes anunciando la publicación de tercer poemario “Máscara de jade”, nos podría dar un adelanto, sobre que versa. 

Máscara de jade, reúne poemas divididas en forma intuitiva. En el poema inicial Intenté liberarme de un karma muy sentido para mí las penurias de mi madre con quien tuve emociones ambivalentes en vida de ella de amor y odio. Pienso yo que emociones de este tipo terminan de marcarte definitivamente. Utilizo el verso para exorcizar esas emociones. En la segunda imágenes diversas como en un alambique se cruzan y reclaman vida propia las presento como un haz de fotografías.   

Hay algo que quisieras agregar 

Si, que la ruta ya está marcada, que no hay vuelta atrás. Esta  certeza en vez de hacer agobiante el descubrimiento le da un matiz de encanto y de obsesión a lo que he ido descubriendo en mi proceso creativo. Para mí las amistades que aunque pocas han sido familias en las que liberé parte de mi ternura y la poesía una forma de hacerla extensiva. La fiereza y temeridad de algunos versos no han sido sino el irrefrenable oleaje en que a veces me he visto son pedido en mi travesía en medio del océano.  

*

Ilustración: Galienni

http://www.galienni.com/sommaire.php3 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres