Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Manuel LOZANO/EL ORO DE LOS TIGRES

Manuel LOZANO/EL ORO DE LOS TIGRES

Manuel Lozano nació en Córdoba, Argentina. Es escritor (poeta, narrador, crítico literario y ensayista). Ha cursado estudios de literatura y lingüística en Europa. Es “Master en Historia de la Cultura Argentina” (Escuela de Administración Cultural -E.D.A.C-, Bs. As.), habiendo recibido la máxima calificación (10) y la medalla “Victoria Ocampo”, por su tesis “El enigma Silvina Ocampo. La Paradoja y lo Sublime”. Concluyó, en 1998, el “Master en Comunicación”, en la Fundación de Altos Estudios en Arte y Comunicación (F.A.C.U)…

http://www.islabahia.com/PlumasSelectas/manuellozano/00principal.asp     

*

E-mail : manuel_lozano@arnet.com.ar 

Paginas personales :

http://www.islabahia.com/manuellozano,

http://www.islabahia.com/PlumasSelectas/

http://www.artepoetica.net/Manuel_Lozano_Antologia2.htm 

http://www.artepoetica.net/Manuel_Lozano_Antologia3.htm

http://www.artepoetica.net/Manuel_Lozano_Antologia4.htm

http://www.artepoetica.net/Manuel_Lozano_Antologia5.htm   

**

Antología quinta

EZRA CON SU CÓDICE DE HUMO POR LAS GRIETAS DEL DIOS    

*

A la muralla que alberga la lluvia que nace de tu boca. Hasta esa música llegan mis fauces.
 

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

Cuando la usura asciende como una telaraña en su mármol marchito, o quizá cuando se repliega en el ardor de estas cenizas, ?qué festín preparas dondequiera esté tu sangre y tu futuro? Porque lo ves debajo de un hierro dorado que te cubre la cabeza, regresando a su dolor primero -sin alivio de nada-, rojo cielo, espuma a trasluz, valija cerrada colgando de la boca.

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

Caverna donde engendro esplendores. Hurgo las muchedumbres de mi soledad, arrastro las cáscaras y desperdicios nocturnos para llenar de risas esta fiesta.

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

La fiesta, la feria y su limoso presente. Compruebo la demolición del mundo por el gesto.

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)


Es vieja esta masacre. La extremaron los esclavos desde el nacimiento del poseso ungido en su tragedia, la repiten sirvientes con el goce amenazante de una revelación: ?a quién buscan?, preguntaba en el huerto el que ha bajado. !Qué honor, qué tembloroso ruín contaría los minutos, qué alardeo de juicio final encerrado en un ardor de telarañas!

Sonríes en el espejo de cal hirviendo intacto un cortejo de cicatrices. El saqueo no se avergüenza del ritual, acontece.

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)


Ni siquiera un aleteo dibujado por la sombra de la esperanza, me alivia del lenguaje. ¿No dijiste siempre que el lenguaje grazna y brama y jadea? Qué petrificada es esta mansión bajo mi lengua, deshojándose. Voy hacia el rescate de los hilos. El agua subiría por el muro con sus ofrendas: un amuleto filoso y un niño que duerme. Aunque sentencien y asistan a su muerte disfrazada, el niño duerme. La rueca feroz aguarda. Las plagas avientan al amortajado con humo lobreguísimo.


(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)


« Lo que cava sin fin hasta el principio.
   El ritmo.    Las puertas y las peregrinaciones.    Los alimentos, las pinzas del insomnio.    El gesto crudo.    El lujo de un desierto que arde.»

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

Y apenas atraviesas aquella ruina, todos los poderes caen -es decir, se sumergen- en la pequeña esfinge guardiana. Los domingos alzan su graal en honor de la embalsamadora. ! Quién acudiera a su grito, a la voz infantil abierta en grandes charcos! Y la arena traga a la desertora. Mar adentro, en largas jornadas al temblor.
  

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

No quieras jamás el consuelo, esa heredad de los débiles: trampas de las horas secándose hasta el llanto. Antes el viajero sufría desnudez en las victorias de la carne. Estar era abandono guardador de espléndidos seres arrebatados al milagro. Ítaca florecía en la mohosa estirpe de vísceras comidas por los lobos. Eso sí, los lobos que apacientan un mármol implacable.

(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)

Resplandece. Dudosa la luz de los rastros, de otra muerte, de las falsificaciones. Persuasión de un objeto vedado.


(¿Sólo perdura la emoción, sigues aullando por el bosque?)


...muerte muerte muerte muerte muerte muerte muerte muerte muerte

*

*

Ilustración : David Levine - http://www.nybooks.com/archives/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres