Blogia
Revista Literaria AZUL@RTE

Arianna CASTAÑEDA

 

Lima, 1981, Estudió Derecho y Ciencia Política en la Universidad de San Martín de Porres. Ha publicado en diversas revistas, como el Hablador, Letralia, Baquiana, Almiar, La Siega, entre otras. Actualmente trabaja en el Boletín Cultural "Chasqui, el correo del Perú". Acaba de publicar su primer libro "El jardín de los amables espinos". 

E-mail :  acastanedaf@gmail.com

Pagina personal : www.animalsano.blogspot.com 

*

 

INVITACIÓN

  

*

«EL JARDÍN DE LOS AMABLES

ESPINOS EN TRUJILLO»


La Asociación de Promoción Cultural Sumas Voces y el BBVA Banco Continental de Trujillo, tienen el agrado de invitarte a la presentación del libro El Jardín de los Amables Espinos de Arianna Castañeda. Oficiará como presentador el poeta Miguel Ildefonso.

Agradecemos su gentil asistencia.

Trujillo, Julio de 2006

*
Día: viernes 14 de julio
Hora: 7:30 p.m.

Lugar: Casa de la Emancipación
Jr. Francisco Pizarro 620

Whisky de Honor

*

*

Preguntas a Arianna Castañeda

http://animalsano.blogspot.com/2006_02_01_animalsano_archive.html

*

Arianna:

La grabación de la entrevista salió mal. Empecé a transcribir las respuestas y se ha perdido todo. Te envío las mismas preguntas que te hice ese día. Mil disculpas, porque quería publicarte mañana (martes), pero tendrá que ser para el jueves.Un abrazo Tomacini



PREGUNTAS:

-¿Por qué escribes poesía?

Escribo porque me aburro. Así, a secas, sin poses. No deberías hacer esta pregunta nunca más, es muy tonta, es como si me preguntaras ¿por qué te tiras pedos?
  


-¿Cuáles son tus principales influencias?
Supongo que todo lo que uno lee de alguna manera te influye. Escribí el libro sin pensar en eso, pero siento que si hay una escritora que ha influido mucho en mí, entonces es la Duras que me gusta mucho porque tiene frases cortas y contundentes. Aunque solo he leído las traducciones, no sé francés. Ay, qué tal roca. También he pensado que quizás Dickinson.
 


-¿Tu obra es una suma de instantáneas, de momentos fotográficos? ¿A qué se debe?
A que mis primeros poemas (los del libro) empezaron como un experimento en mi escritura. Antes yo juraba que siempre iba a escribir cuentos, pero llegó un momento en que nunca podía terminarlos. Así que medio jugando escribí los poemas como pequeñas historias, como las fotos polaroid.

Mi obra es una suma de Pequeños y coloridos pasajes de pajazos mentales. Piña, pues.

  
-Hay también una plaga de insectos, bichos en tu poemario ¿provienen de un jardín interno o externo?

Siempre he estado rodeada de insectos, bichos y toda clase de alimañas. Viví en Jaén desde los seis años hasta los diecisiete, la casa era un jardín de media manzana, un huerto según mi abuelo que era ingeniero agrónomo, donde llegaban los zancudos, las lagartijas, los saltojos, las tarántulas, las arañas de colores, culebras, ratas, incluso las aves de los vecinos. Mis piernas estaban siempre todas picoteadas, felizmente nunca cogí paludismo. Recuerdo una de las bromas crueles en el colegio: piernas con varicela. Aun en Lima, los insectos siempre me persiguen. Sobre todo recuerdo el verano de 2004 cuando mi hermana y yo matábamos los zancudos del cuarto arrojando almohadas y peluches al techo. Plafff, la mancha roja y espesa en la pared era un cuadro Bacon. En esa época escribí el libro, que es en realidad un regalo para mi hermana por su complicidad. Felizmente hoy tenemos de ese Raid que se enchufa.

 
-¿Explícame el origen del título del libro?

Es un verso que está casi al final del libro. Me lo sugirió Alonso Ruiz Rosas, como siempre tan atinado. Es el título perfecto. Antes no me había dado cuenta de que mi libro era en realidad un jardín.


-¿Cuál es tu relación con la naturaleza?
Creo que soy más escatológica que ecológica. Siempre me han gustado mucho los animales. En la casa de Jaén yo he tendido todo tipo de mascotas: perritos, chivitos, ardillas, cuyes, patitos, pollos... Las plantas no tanto porque traen bichos que joden mucho, pero a veces se me da por la jardinería. A las plantas nunca les hablo porque me parece muy cojudo. Igual siempre se me secan. Lo que sí me gustaría es volver a Jaén algún día y poder trabajar allá en lo que sea. Me gustaría que mis hijos vivieran entre cerros verdes como yo lo hice. Definitivamente la vida en provincia se extraña mucho. Aunque cuando vivía allá no me daba cuenta y siempre estaba renegando.



-Siento una voz dura y lacerante en tus poemas, ¿de dónde proviene todo ese dolor?

¿Tú crees? Yo diría más bien que es una voz irónica que no le queda más que reírse de toda las desgracias (que siempre se ponen de acuerdo para llegar juntas) o hacerte reír. Yo no me lamento, yo hago burla de la mala racha.



-Fernando de Szyszlo decía que el arte no debe significar algo, sino que debe transmitir sensaciones ¿crees que es así? ¿Por qué?

Pues creo que ambas cosas convergen en el proceso creativo aunque cuando uno escribe a veces lo hace para que otros entiendan lo que uno no puede entender. Eso es lo que me pasa, también. Yo no sé cómo hay gente que encuentra tantas cosas distintas en mis poemas como si fueran los dibujos de Larco Herrera. Pero sí, a mí me gusta transmitir sensaciones y ritmos. Cuando escribo lo hago siguiendo cierta cadencia, buscando la palabra que mantenga el ritmo que deseo, aunque a veces no tenga nada que ver con el texto, pero funciona o uno hace que funcione.
 


-¿Qué piensas de ti como mujer y como poeta?

Como mujer, como poeta, como escritora, como burócrata, como persona... Pienso que igual voy a tener que seguir trabajando para poder vivir. ¿Qué esperabas?




-¿Cómo calificarías tu debut poético?

Es un cómico y delirante cabaret ambulante. Me da un poco roche, en serio, ahora mis viejos leen lo que escribo y están pensando seriamente que debería tener un curador.
   

*

 * 

TRES POEMAS HASTA LAS HUEVAS


Poema con scabiosis número dos 

Mira las heridas en mis manos

Scabiosis, dice el médico
Yo no le creo
O le miro sorprendida
Pero no sabes que esta enfermedad
No es de animales.

No me he revolcado
En camas tristes
Tampoco con extraños
El mal debe estar en casa
Jugando en los cojines de los muebles
Sobre todo por las noches
E interrumpe mi sueño
Con cigarros y pensamientos malsanos.

Remedio:
Los ungüentos se burlaron
De mi desidia, ahora una vieja bruja
Espera en el baño
Con una esponja gris para lavar ollas:
Muerto el perro no se acaba la sarna.




Chata cosmiatra


Guarda los cristales en frascos
De azahar
Y huele con calma
Cada uno de los pescados salados
Y habitan en una pecera
De colores.




Revisión


El pulso y los colores
/juajosenotepongasnegro
concristalesblancos/
Mi puño y sus mentiras
/novoyaescribirte/
La boca y su conejos
/saltantodosenunabicicleta/.
 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres